Últimas

1 de junio de 2018

El discurso de AMLO, parece disco rayado... pero es el más exitoso en esta campaña.


Jesús María, Ags., 1 de junio.- En un artículo publicado la presente semana en la revista estadounidense New Republic, se señala que uno de los éxitos de la campaña de Andrés Manuel López Obrador era la simpleza de su discurso, que se resume en la frase: “no mentir, no robar y no traicionar al pueblo”; la visita que el candidato de la alianza “Juntos Haremos Historia” hizo este viernes a Aguascalientes, fue una clara muestra de ello.
De principio a fin, su discurso –solo precedido por breves intervenciones de Daniel Gutiérrez Castonera y de Rafael Calderón– fue una repetición de los tópicos que ha tocado Andrés Manuel reiteradamente desde antes del inicio de su campaña: ahí estuvo la alusión a Benito Juárez –“el menor presidente de la historia”, López Obrador dixit–, que no vivirá en Los Pinos, su convicción de que acabará con la corrupción y otras fases que han salido en distintos spots del puntero en las encuestas.
Los seguidores del candidato de Morena le responden con vítores: a ocurrencias como ofrecerle el avión presidencial a Donald Trump –quien reciente aprobó la compra de dos aeroplanos cara suplir el actual Air Force One–, ríen; cuando da las cifras de los obscenos sueldos de la alta burocracia, se enojan; cuando sostiene que sabe de la esperanza que sobre él se ciñe, y que no defraudará al pueblo, lo ovacionan.
Es notorio que la gente quiere un cambio, y un pueblo que padece de tantas carencias pasa por alto que la alternancia tenga tantos parecidos con el pasado: ahí estaban en las calles aledañas decenas de camiones que trasladaron a varios de los asistentes al mitin de Andrés Manuel; ahí estaban los líderes reuniendo a su gente; ahí estaban niños más atentos a los bolies y raspados que les regalaron, que al extenso discurso de López Obrador –cerca de 50 minutos–; ahí estaban expriistas que ahora se pusieron la playera de Morena.
Andrés Manuel repite convencido que la suya será la cuarta gran transformación del país: primero fue la independencia, después la reforma, hace un siglo la revolución, y ahora su llegada la presidencia de la república, encomienda en la cual no le fallará al pueblo porque dice tener ideales, porque quiere pasar a la historia como un buen presidente, y porque se ha comprometido a someterme a la revocación de mandato.
Según una encuesta publicada la presente semana en el periódico Reforma, más del 50 por ciento de los votantes han sido convencidos por la simpleza del discurso de López Obrador, un candidato que no ha tenido que recurrir a nuevas propuestas para subir en las preferencias electorales.
« Previo
Siguiente »

No hay comentarios

Publicar un comentario