Últimas

4 de junio de 2018

No basta el cambio de mando para solucionar la inseguridad; presenta Lorena Martínez propuesta integral de seguridad.






Aguascalientes Ags., 4 de junio.- Durante el último año, con preocupación hemos sido testigos de que la inseguridad regresó a Aguascalientes: el Estado pasó de tres homicidios en 2016 por cada cien mil habitantes, a 6.2 sucesos en 2017 en igual parámetro, y en el transcurso de los primeros cinco meses de 2018 ya se registran 39 homicidios, dentro de los que se cuenta un Feminicidio, afirmó Lorena Martínez Rodríguez, candidata al Senado de la República por el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Indicó que el robo a transeúnte en espacios públicos en un año ha crecido 600%, y con violencia, en un 31%; el robo a autopartes, mediante cristalazos y otros medios, 405%; robo a transporte particular, 288%; el robo de vehículos mediante violencia aumentó un 34%; el robo a casa habitación cometido con violencia se incrementó en un 77.5%. En lo general, entre 2016 y 2017 los delitos patrimoniales con violencia aumentaron de 876 robos a 1106, o sea, un 26%; el secuestro subió en 200%; las extorsiones y el abigeato están incontenibles.

El panorama a corto plazo no es nada alentador, las autoridades creen que con sólo cambiar de mandos policiacos ya se resolvió el problema, y sabemos sin lugar a duda que esa es solo parte de la solución. Se requiere de una estrategia diferente, mucho más compleja pero más eficaz.

En nuestro carácter de futuros legisladores, dijo, queremos compartir con ustedes seis propuestas legislativas cuyo objetivo es reforzar el esquema jurídico actual en la lucha contra la violencia, la criminalidad y la impunidad.

La primera medida de agenda legislativa será pugnar desde el Congreso Federal, para que sea instituido el Mando Único Policial, como ciertamente ya lo hemos venido proponiendo en diversos foros durante la campaña.

También, como una segunda medida continuaremos proponiendo incorporar por mandato de ley, la obligatoriedad de la prevención social de la violencia. Propuesta que también ya hemos venido sosteniendo en las semanas previas.

Nuestra tercera medida será sumarnos plenamente a la propuesta del candidato Meade consistente en expedir un nuevo Código Penal Unico para toda la República, a fin de unificar el catálogo de delitos, las penas y medidas de seguridad, así como el tratamiento a los diversos aspectos sustantivos penales.  Los retos que demanda el México de hoy, agravados por el alza en las tasas de criminalidad y por la persistencia de la impunidad, podrían ser mejor atendidos con un Código Penal Único.

Adicionalmente, el Código Penal Nacional dará mayor coherencia y solidez a la legislación procedimental única para todo el país, que ya tenemos con el vigente Código Nacional de Procedimientos Penales, mediante el que fue posible establecer el nuevo Sistema Penal Acusatorio.

La cuarta medida: impulsar las acciones de reforma y adecuación necesarias al Nuevo Sistema Penal para cerrar la puerta a la impunidad, en los casos de robo con reincidencia, el delito de abigeato y los delitos asociados a la corrupción. Como sabemos, los órganos encargados de la impartición y Procuración de Justicia, hoy en día, los académicos y especialistas, el Foro Nacional de Abogados practicantes, y la sociedad en general, han venido descubriendo y denunciando fallas y áreas de oportunidad para mejorar el Sistema Penal Acusatorio. En el seno de la Conferencia Nacional de Gobernadores CONAGO ya surgieron propuestas concretas.

Nuestra quinta medida será el fortalecimiento de la figura jurídica de la Legítima Defensa como Institución Penal.  Hemos visto en México y Aguascalientes cómo el fenómeno de la delincuencia y de la violencia ha empujado a la propia sociedad a reaccionar por sí misma para su defensa. Recordamos el episodio de las señoras del Ojocaliente III que a cacerolazos y con ladrillos se defendieron de un contumaz delincuente; el caso de “El Huevo”, aquel delincuente que murió a manos de sus víctimas, cuando había ingresado a un negocio para robar, y quien había estado casi 200 veces ante la barandilla sin recibir castigo corporal.

Por todo ello, estamos dispuestos a que en la legislación penal única que en el futuro sea expedida a nivel nacional, o la legislación local, sea reformado el marco jurídico actual de la legítima defensa, a fin de que ésta pueda proteger más ampliamente a los ciudadanos que se vean en la necesidad de defender su vida, su integridad, su patrimonio y los de sus familias, y a quienes tienen el deber u obligación de defender esos valores en contra de los delincuentes.

Partiremos del conocimiento y la experiencia de las reformas a la legítima defensa que se incorporaron en 2017 a los códigos penales de Nuevo León y Aguascalientes. Nuestra propuesta ampliará la defensa, garantizará mejor justicia y protegerá al buen ciudadano.

En correspondencia con lo anterior, es que proponemos nuestra sexta medida, consistente en impulsar las modificaciones y cambios a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos a fin de adecuar el principio del Debido Proceso a las condiciones que exigen la justicia y la nación entera.

Reiteró que ante la posibilidad de que “un delincuente intente en el seno de tu hogar poner en riesgo: tu vida, tu familia, o tus bienes, legislaré a nivel Federal para que puedas defenderte sin que pises la cárcel, existirá una real legítima defensa”.

« Previo
Siguiente »

No hay comentarios

Publicar un comentario