Carta al Presidente.
Por Marcela Martínez Roaro. 
Aguascalientes Ags., 11 de noviembre 2019


ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR
PRESIDENTE CONSTITUCIONAL
DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS.

SEÑOR PRESIDENTE:



Le llamo “Señor Presidente” por el profundo respeto que tengo por la investidura, no así por la persona que hoy la ostenta.



Escribo esta carta con la más absoluta seguridad de que usted nunca la leerá, porque a usted no le interesa lo que piensa la ciudadanía, excepto que sea para alabarle y ensalzarle. No la leerá, como no ha leído las muchas cartas de ciudadanas y ciudadanos a quienes ahora me sumo para expresar mi inconformidad ante su pésimo gobierno. La escribo, no obstante, como terapia para mi salud mental, para externar, más allá de la crítica diaria que comparto con quienes me rodean, la rabia, el dolor, la impotencia que me producen sus decisiones, pero, sobre todo, la profunda preocupación que crece día a día, ante el futuro de mi país. Es una catarsis que quizá comparta.



Soy una simple ciudadana, totalmente ajena a cualquier partido o grupo político, no obstante, soy vocera de millones de personas que piensan como yo y que NO votamos por usted, aunque usted nos invisibilice, descalifique y denoste, ignorando olímpicamente que, a nuestro pesar, es usted presidente de todas y todos los mexicanos. Para usted soy “fifí”, “conservadora”, “adversaria”, “amarillista”, parte de la “mafia del poder” o cualquiera otro calificativo que se le ocurra con el ánimo de menospreciar a quienes no estamos de acuerdo con sus ideas, sus políticas y sus acciones.



Está enfrentando usted a mexicanas y mexicanos. SIEMPRE se ha criticado a TODOS los gobiernos, SIEMPRE se ha protestado contra TODOS los gobiernos, sin que ello produjera hostilidad o animadversión alguna pero ahora, en su “cuarta transformación”, quienes públicamente disienten de su opinión, se exponen a ser sujetos de regaño o escarnio desde su púlpito mañanero, convirtiéndoles en enemigos públicos.



Que el presidente de México no sea capaz de hablar con fluidez, puede entenderse y pasarse por alto, pero la forma de su discurso es pobre, deplorable y patética y su contenido evidencia no sólo pobreza de conocimientos y formación, sino desprecio por formas y contenidos y desinterés por superar sus ineptitudes. Sus expresiones “populares” chistes, burlas, dichos y gracejadas, que a diario expresa en su noticiero mañanero, causarían risa si no fuera usted el presidente de México. Su egolatría y protagonismo no le permiten percatarse de su carencia total de elocuencia y en lugar de otorgar seriedad, respeto, austeridad y dignidad a su cargo, se exhibe todos los días a nivel nacional como payaso y charlatán. Se hace usted acreedor a que se le diga lo que dijo a usted a otro presidente “Ya cállate chachalaca”.



Su “show mañanero” es un escaparate de su prepotencia, soberbia, arrogancia, engreimiento, petulancia, ignorancia y fanfarronería que, aprovechando cobardemente su posición, descalifica, desmiente, denosta, agravia e insulta, a quienes están en desacuerdo con usted, incluyendo en ocasiones a sus propias subordinadas y subordinados.



La mayoría de votos que lo llevaron a la presidencia de la República es incuestionable, pero pídale a quien sepa, le explique con frijolitos, para que le quede claro, que ello no significa que tenga usted la aprobación ni el beneplácito de todas y todos los habitantes de este país, ni siquiera de la mayoría del total de votantes. Creer que toda la ciudadanía mexicana está de acuerdo con su presidencia y con la mayoría de Morena en el Congreso, ha engordado su vanidad y acrecentado su complejo de superioridad.



Ha presumido usted su recorrido de dieciocho años por todo el país y por sus lugares más recónditos y cuando, coincidente con ese “profundo” conocimiento, se esperaría que al llegar a su tan ambicionada presidencia, trajera ya un diagnóstico analizado y fundado de las problemáticas del país y propuestas de solución concretas, eficaces y eficientemente estructuradas, llega usted con ocurrencias que parecen surgidas la noche anterior y sin la más mínima idea de lo es un proyecto de nación, pero eso sí, emitidas desde el ostentoso nombre de “cuarta transformación”.



Supuestamente aceptó usted el mandato ciudadano con pleno conocimiento de que las siete u ocho administraciones que le antecedieron fueron corruptas y voraces, que socavaron al país con los resultados que, no sólo sobradamente conocemos, sino que hemos sufrido en carne propia. Quienes votaron por usted lo hicieron precisamente porque creyeron en su oferta de cambio, en el “rayito de esperanza” que les ofreció para cambiar todo lo anterior, empero ya en el mando del timón, se queja y gimotea usted constante y lastimosamente del “tiradero” y “cochinero” que le dejaron. Entonces, en sus años de “conocer” México ¿no supo cómo estaba el país y todo aquello con lo que se iba a encontrar? Cualquier ciudadano o ciudadana, sin paseo alguno por el país, hubiera podido decírselo.



A más de un año de haber asumido el poder, continúa responsabilizando a las administraciones anteriores de todo lo que sigue pasando en México, sin aportar absolutamente nada nuevo ni distinto para combatir verdadera y eficientemente nuestros problemas. Puedo asegurarle que cuando concluya usted sus seis años de mandato, continuará atribuyendo a los gobiernos anteriores todos sus errores y todas sus incompetencias.



Es inconcebible, inaudito, increíble, que tome usted decisiones importantes y trascendentes para las vidas de millones de mexicanas y mexicanos, con costo de millones y millones de dólares, con base y fundamento en lo “que diga su dedito” o en encuestas espurias: suspensión y construcción de aeropuertos, desaparición de proyectos sociales probadamente benéficos, a pesar de la corrupción, construcción de proyectos magnos como un tren y una refinería. Adujo usted corrupción, para la desaparición de proyectos y políticas públicas, pero hasta ahora no ha demostrado una sola de esas corrupciones, que evidentemente sí existieron: mayor corrupción e impunidad es denunciar la corrupción y no exponerla y mucho más no sancionarla conociéndola.



Sus políticas paternalistas superan en mucho a todos los gobiernos anteriores. Sobradamente sabido es que el reparto de despensas era para ganar votos llegado el momento, pero usted ha ido mucho más allá y regala y dilapida a manos llenas el dinero de mexicanas y mexicanos que sí trabajamos. Sin duda tendrá votos de sobra para todo lo que planee a futuro.



Las mentiras e incongruencias no sólo le caracterizan a usted, corrompe a sus funcionarias y funcionarios haciéndoles apoyarle. Día a día escuchamos falsedades de titulares de áreas esenciales del gobierno: salud, educación, seguridad, finanzas. Evidentemente lo mismo hacían quienes le antecedieron, pero entonces no existían las evidencias claras e irrefutables que hoy nos presentan las redes sociales.



Nos dice usted y su secretario de salud que no hay desabasto de medicamentos en el sector salud y vemos a la ciudadanía denunciar, protestar y quejarse de la falta de medicamentos para menores con cáncer y para personas con VIH/SIDA.



Nos dicen usted y su secretario de hacienda que la economía del país va muy bien, pero las familias vemos cómo las cosas se encarecen día a día y el dinero rinde menos.



En seguridad pública, independientemente de las cifras escalofriantes que dan organismos como el INEGI (cuya desaparición o cambio de titular a su servicio ya esperamos), sobre el aumento escandaloso, como nunca antes, de homicidios, feminicidios, robos, violaciones, secuestros, etc., la ciudadanía, más que antes, nos sentimos inseguros e indefensos, da miedo salir a la calle o a carretera ya no sólo de noche, también de día, aún en nuestra propia casa no sentimos seguridad alguna, pero usted nos dice que todo eso es falso porque usted tiene otros datos que desmienten la realidad que estamos viviendo y sufriendo.



La “detención” del hijo del Chapo, que seguimos minuto a minuto en vivo, a todo color y en directo, se convirtió es una clara exposición de contradicciones y falsedades que, de manera por demás burda trataron de justificar y disculpar los graves errores e incompetencias en que incurrieron las autoridades, poniendo en riesgo la integridad y la vida de la población de Culiacán. Es evidente que la responsabilidad no fue de policías o soldados de a pie, sino de sus más altos mandos: de esa élite de la seguridad pública, a cuyo frente está usted.



Su máxima aportación al combate a la inseguridad ha sido la propuesta de la aplicación de sus “principios”: “Abrazos no balazos”; “Perdón a los delincuentes”; “Acusar con sus mamás a los narcotraficantes” y decir “Fuchi y guácala a la delincuencia”. Bajo este brillante plan de combate a la delincuencia, madres, padres, hijas, hijos y esposos de las mujeres, niñas y niños de la familia LeBarón masacradas, deberían acusar a sus victimarios con sus mamás, decirles que fuchi y guala por lo que hicieron, perdonarlos y abrazarlos, sin esperar intervención alguna de las autoridades correspondientes. Si tan seguro está de la efectividad de esas “propuestas”, tenga el valor de repetírselas cara a cara a la familia LeBarón y a las familias de las miles de muertas y muertos de este país durante el tiempo que lleva gobernando, a ver qué piensan y qué le dicen.



La gran mayoría de mexicanas y mexicanos no somos expertos en seguridad pública, educación, finanzas o salud, pero no ofenda usted nuestra inteligencia al decir tonterías (por no llamarle de manera más fuerte, pero que sería la más correcta) pretendiendo hacernos creer, por ejemplo, que hacer una refinería es algo simple y sencillo que cualquiera puede realizar, porque no es más que cavar un hoyo.



Desmiente, descalifica, calumnia, menosprecia y se burla de reconocidas y reconocidos, prestigiadas y prestigiados profesionales del periodismo, la comunicación, la economía, la política, las finanzas, la aeronáutica, la educación, la seguridad pública, la salud, la academia y de todo aquél y de toda aquella que, con datos duros, fundamentos sólidos, conocimientos y experiencia evidencian sus errores y demuestran la falsedad de sus afirmaciones.



Calumnia, sin excepción alguna a TODAS las organizaciones sociales del país llamándoles corruptas, sin conocerlas a todas y aquí me llega directo, porque llevo décadas trabajando en organizaciones sociales cuya eficiencia, honestidad y trabajo, además de ser del dominio público, puede demostrarse fehaciente y ampliamente y conozco a muchas otras con las mismas características. Organizaciones que con mínimos presupuestos han realizado excelentes trabajos, que eran competencia del gobierno



¿Juarista? No señor presidente, usted conocerá una que otra frase y anécdota del eximio Juárez, tal vez recuerda algo de lo que aprendió en primaria, pero usted no sabe quién fue Juárez y mucho menos conoce su legado. No tiene ni la menor idea de lo que es un Estado Laico. Juárez se ha de remover en su tumba cada vez que usted le cita y cuando, ilusa e ignorantemente, pretende igualársele. Usted jamás tendrá el tamaño, la estatura histórica, la imagen de Juárez. Benito Juárez fue uno de los constructores del estado de derecho y laico del que hoy disfrutamos y que usted viola con la mayor desfachatez y burla, pisoteando las instituciones que Juárez creó y que se continuaron construyendo, aún en medio y a pesar de la porquería de gobiernos posteriores.



Juárez, jamás hubiera hecho y repartido una “Cartilla Moral”: Juárez era jurista, no predicador; jamás se hubiera aliado con iglesia ni religión alguna, era un funcionario laico y congruente; jamás, en el ejercicio de su función, hubiera citado en su discurso a líder religioso alguno. NO señor, usted no sólo no es juarista, usted deshonra a Juárez.



En cumplimiento a su convicción de “mandar al diablo a sus instituciones”, usted ha puesto de rodillas ante la delincuencia y ha obligado a someterse y rebajarse ante el crimen organizado a una de las máximas instituciones del país, de las más queridas y respetadas. Para muchas mexicanas y mexicanos fue triste, muy triste ver a soldados del Ejército Mexicano atados, amenazados y sometidos ante la delincuencia.



Usted no ha creado ningún partido político. Ha abusado de la necesidad de las personas, ha manipulado su fe y su fanatismo construyendo perversamente Morena (¿del Tepeyac), que ahora ocupa el Congreso recibiendo sus órdenes y regaños cuando no obedecen fielmente sus instrucciones y convirtiendo a diputadas y diputados, senadoras y senadores en personas a su servicio y no de la nación.



Usted no tiene la menor idea de lo que significa ser, como el gran Morelos, Siervo de la Nación. Usted no llegó para servir a México, sino para servirse de México, como todos los anteriores presidentes, para realizar sus sueños mesiánicos y pasar a la historia como el hacedor de un nuevo país. A usted no le importan las y los pobres. Le interesa y disfruta enormemente ser alabado y adorado por multitudes. Basta ver sus imágenes con collares de flores, siendo ungido con incienso, cual gran Tlatoani y la profunda satisfacción que ello le produce.



En su ambición de controlar todo, ha ido destruyendo, debilitando, minando a las instituciones más democráticas del país, para someterlas a su voluntad, la más reciente, la Comisión de los Derechos Humanos. Hace más de cien años, el inglés John Dahlberg Acton sentenció: “El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente”. Usted llegó corrupto a la presidencia, porque no puede ser de otra manera y no puede esperarse otra cosa más de usted que no sea corrupción.



¿Honestidad valiente? Es corrupción y deshonestidad nombrar en altos e importantes cargos de la administración pública federal a personas evidentemente ignorantes e incompetentes para la función que les ha nombrado y persistir necia y obcecadamente en mantenerles en el puesto, a pesar de que públicamente han demostrado su falta de conocimiento y experiencia en la función para la que les ha nombrado: corrupción y deshonestidad de usted y de la funcionaria o funcionario que acepta el cargo, con conocimiento y conciencia de su incompetencia. En pleno el “cuatachismo” y servilismo de sexenios anteriores.



Hay muchas formas de corrupción señor presidente y evidentemente usted no ambiciona dinero, pero sí poder, sí protagonismo, sí pasar a la historia como el gran transformador de México. Si usted no enmienda su camino y asume sus errores, debilidades e incompetencias, si no controla su megalomanía y egolatría, pasará a la historia, pero como uno de los peores presidentes que México haya tenido, uno de los más lesivos.



Yo no deseo que usted renuncie y mucho menos que se muera o que lo maten, no por piedad, ni porque su vida me interese, sino porque eso sumiría al país en mayores problemas. Deseo y exijo que asuma usted el cargo de Presidente de México con toda la responsabilidad, honestidad, compromiso y dignidad que tan alto puesto requiere.



No se canse como ganso señor presidente, mejor trabaje con inteligencia, como Presidente de México, con conocimiento de las problemáticas nacionales, con responsabilidad y respeto al estado de derecho, a las leyes mexicanas, a la democracia incipiente que tanto trabajo ha costado construir y con auténtico amor a México.



MARCELA MARTÍNEZ ROARO
Noticen.com.mx

Noticen.com.mx

Las noticias más importantes de Aguascalientes, con el particular y efectivo estilo de Carlos Gutiérrez.

Post A Comment:

23 comments:

  1. Ánimo Sr. Presidente. Todavía se puede enderezar el barco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unknown mo cabe duda de que eres un gran ignorante, te conformarás con pan y circo.
      Por cierto ya te dieron tu mensualidad de nini?
      Corrupción?
      Eres tan ciego que lo chairo no te deja ver la estrepitosa corrupción que maneja este gobierno.

      Eliminar
    2. Pobre estúpida, se nota que está bien aconsejada por él pan que es de Aguascalientes pero por fortuna el 90 % de los hidrocalidos, NO piensa así, seño porque ni a señora le alcanza el nombre: mire seño: AMLO tiene 18 años de ser honesto, ganador legitimo del pueblo no de viejas fifis ardidas de no seguir viviendo de alabanzas a qué todo siga igual, busque consuelo en otro país aqy no caben, ni sordos, ni ciegos, y menos gente retrógrada como su espantosas cara lo demuestra Dios la perdone por tanta estupidez junta.

      Eliminar
    3. otro idiota como ladrador..es una realidad lok escribe esta sra

      Eliminar
    4. Querido anónimo no cabe duda que tu respuesta es la clásica respuesta de un acomplejado porque en tan pocos renglones lo único que hiciste a una SEÑORA, que en todas las cuartillas que escribió no utilizó ningún insulto hacia López, tú lo único que hiciste fué insultarla

      Eliminar
  2. Porque nunca le escribieron esta misma carta a Fox, a Felipe Calderon y a Peña Nieto, y porque no también al Padre de la desigualdad; Salinas de Gortari...Porque hasta ahora tuvieron el valor. Tanto tiempo esperando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te imaginas , si hubieran escrito la MISMA carta....jajjajja en defenza me imagino ,un chairo

      Eliminar
    2. Porque no eran tan pendejos como amlo, este güey rompió todo récord posible y además en mentiras y perversidad de, es lo peor que le pudo pasar a México

      Eliminar
    3. Se les escribió pero igual que su mesías uds no les gusta leer ni informarse

      Eliminar
  3. Con todo respeto señora y como ciudadano común como usted ñ, no sabre tanto de política como usted pero tengo sentido común, no estoy de acuerdo con todo lo que dice creo que desde mi punto de vista y más de 30 millones de mexicanos está usted muy enojada con este nuevo sistema de gobierno, por lo menos a mi y a otros por lo menos 30 millones de personas estamls hartos de que nos mientan nis roben ma tener una gran cantidad de rateros y corruptos del gobierno que lis poderosos no paguen impuestos que nos venda n medicinas acom un o cremento del 2000% sería incontable las tropelías de que hemos sido objeto en todos estos años pasados con los últimos 6 presidentes
    Porque tan valiente ahora y tanto reclamo y anteriormente donde estaban todas las personas como usted

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es bro apenas lleva un año y ya no soportan el que se le ayude a la gente humilde uno de los peores pecados de las personas es la envidia y aqui lo compruebo la envidia de solo querer ser ellos los que tengan oportunidades y debigrar a los demas animooo que ñes faltan 5 años de llorar ahi siganle AMLO EL MEJOR PRESIDENTE DE MEXICO LE PESE A QUIEN LE PESE

      Eliminar
    2. Ayudar es una cosa, mantener para quedarse con el poder es otra, los humildes que dices, la mayoría son huevones que no los ayuda ni mantiene amlo, los mantenemos los que trabajamos, seguro tu eres uno de los vividores

      Eliminar
    3. Describiste a la 4T igualito pues en un año parecen al prian no se nota la diferencia

      Eliminar
  4. Unknown, quién sabe quién serás, pero no hay peor ciego que el qué no quiere ver! Acaso no te das cuenta que éste gobierno es peor que todos los otros, es un régimen comunista, son de lo peor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que sepas lo que es un gobierno comunista investiga prero en vdd solo repiten lo que escuchan

      Eliminar
  5. Muy cierto y real lo comentado lástima hay más interés de sus seguidores esperando su mensualidad como gatos tras el ratón México es más grande que sus problemas el tiempo decidirá y la razón siempre ganara

    ResponderEliminar
  6. Gobiernos mentirosos los anteriores? Éste nuevo desgobierno MIENTE A DIARIO U PRENSA Y TURISTAS EXTRANJEROS LO CONENTAN.....A DIARIO !!?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi los gobiernos anteriores fueronas manipuladores y mentirosos que el gobierno actual y como dice este hombre dnd estaban ustedes cuando calderon peña y fox .... a perdon de vacaciones vdd gastando el dinero que obtiene de sus tranzas

      Eliminar
    2. Ya deja el pasado, por qué siempre sacan lo mismo chairos, que no tiene neuronas?

      Eliminar
  7. Sra. Martinez si con esa vehemencia se hubiera quejado de los gobiernos anteriores tendría algo de credibilidad, además su exposición está llena de ambigüedad y lo que denota es que sigue repitiendo lo que dicen los del PRIAN, tiene muchas impresiciones le sugiero que lea Milenio y la revista Forbes, que por cierto el primero es chayotero y el otro tambien, para que se informe y no propague mentiras, y así como eso está plagado su escrito, lo único que me hace ver es que usted se beneficiaba de la corrupción existente y por eso truena con todo lo que puede

    ResponderEliminar
  8. A todos nos beneficia o afecta las decisiones que toma nuestro presidente, a qui lo que importa es que nos tratemos con respeto y tolerancia a nuestras opiniones, cabe recordar que todos somos México. Yo apoyo a AMLO por qué tengo información que a mi criterio considero justa, pero si alguien tiene información que diga lo contrario, favor de compartir, pero confiable y real, también no escriban tanto, aburren repitiendo francés muy quemadas. Gracias y saludos a todo México.

    ResponderEliminar
  9. Que carta más patética y miserable, ignorante la señora clasista. Cuánto odio desde su alma corrupta, no se quejan de AMLO de fomentar odio? He aquí el ejemplo con esta carta que la derecha es la violenta y con profundo odio.Porque tanto desprecio hacia el dicho del presidente: lo que diga mi dedito? O cómo habla, o sus orígenes?
    Con fifís, el presidente se refiere a la oligarquía que mantiene el 64.4% del PIB en este país, es decir alrededor de 400 familias, todos los demás son clase media y pobres. A quién le queda el saco? A una señora que tiene una guardería, una empresita? Una casita? Porfavor, ciego es aquel, también, que no quiere ver aunque estén las pruebas ahí adelante

    ResponderEliminar